Relaciones públicas o publicidad, ¿qué conviene más?