Transformación digital… ¿humana?